RSS

Archives Mensuelles: juin 2015

Normalleşen tuhaflıklar

Normalleşen tuhaflıklar

Samim Akgönül

Cumhuriyet

20.06.2015

 

Seçim sonuçları, her zaman olduğu gibi siyaset bilimi açısından son derece ilginç bir duruma yol açtı. Birkaç tespit yapmak için gerekli mesafeye sahibiz artık.

Birincisi 1970’lerden beri alışılagelmiş olduğu gibi koalisyon tartışmalarında ideolojilerin ve siyasal söylemlerin değeri kalmıyor. Aşağıdaki koalisyon ihtimallerinin hiçbirisi “kesinlikle olamaz” denilecek denklemler değil.

AKP-MHP mi?
AKP-MHP koalisyonu tabanlar son derece doğal karşılanacaktır. Böyle bir koalisyon Meclis’te 338 sandalyeyi bulur ve anayasayı değiştirecek çoğunluğa sahip olur (330).
Bu durumda İslamcı milliyetçilerle milliyetçi İslamcılar bir nevi milli cephede buluşurlar ve sekülarist milliyetçi CHP ile Kürt siyasal hareketinin lokomotifliğini yaptığı HDP ortaklığı muhalefette kalır. Zaten dondurulmuş çözüm süreci iyice geri plana atılır ancak bu birliktelikten hem CHP hem de HDP güçlü çıkabilir.

AKP-CHP mi?
AKP-CHP büyük koalisyonu anlaşılan sermaye çevreleri ve Batılı ortaklar tarafından arzu edilen bir koalisyon.
Alman usulü böyle bir hükümetin Meclis’te 390 milletvekilini bulması kanımca aşırı bir güç yüklenmesi getireceği gibi iki parti arasında özellikle tabandan gelen tepkiler yüzünden gerginlikler çıkacağı hemen hemen kesin.

YAZININ DEVAMI

 

 

Publicités
 
Poster un commentaire

Publié par le juin 20, 2015 dans Media

 

Étiquettes : , ,

Secula şenlikleri

Secula şenlikleri

Samim Akgönül

4

Latince Secula kelimesini bilen var mı ? Çoğu kişi bunun « yüzyıl » anlamına geldiğini sanır. Fransızcadaki “siècle” kelimesi de oradan gelir, artık Türkçede de kullanılan “Seküler” kelimesi de. Aslında Roma’da Secula tam yüzyıl değildir. Herhangi bir dönemde şehirde yasayan herkesin yaşamlarıyla ölümleri arasındaki döneme tekabül eder. Yani şehir nüfusunun 100%’ünün yenilendiği dönemin ismidir. Bazen 110 yıl sürer, bazen 95 bazen de 90. Sonunda da Secula şenlikleri yapılır. O yüzden seculanın tam karşılığı yüzyıl değil “çağ” olabilir ya da “dönem” ki bu kavramda da döngü anlamı var. Foucault’nun sarkacı.

Türkiye siyasi tarihinin 1970 sonrasında damgasını vuran 4 siyasetçi vardı. Süleyman Demirel, Bülent Ecevit, Necmettin Erbakan, Alparslan Türkeş. Bu dört siyasetçinin dördü de başarısız oldu. Toplumu refaha, mutluluğa ulaştıramadılar. Sistemi rahatlatamadılar, ülkeyi normalleştiremediler. Hepsinin hataları, bencillikleri, yanlışlıkları ülkede on binlerin belki de yüz binlerin ölümüne, milyonların mutsuzluğuna ve genelde ülkenin geri kalmışlığına yol açtı. Sistemin aksaklıklarının hepsinden bu dördü sorumlu değildi belki ama var olan aksaklıkları, derin kimliksel ve sınıfsal kırılmaları düzeltemediler ve yenilerini eklediler.

Alparslan Türkeş 1997’de öldü, 1917 doğumluydu

Bülent Ecevit 2006’da öldü, 1925 doğumluydu

Necmettin Erbakan 2011’de öldü, 1926 doğumluydu

Ve Süleyman Demirel 2015’de öldü, 1924 doğumluydu

Süleyman Demirel’in de ölümüyle en azından siyasette bir secula kapandı. Yeni aktörler var, yeni gerilimler, ve yeni kırılmalar. Fakat işin korkutucu tarafı eskiler de sanki keskinleşerek varlıklarını sürdürüyorlar. Sistem de rahatlamış değil siyasal hayat da normalleşmiş değil. Umarım yeni seculanın başaktörleri bu dörtlüden daha başarılı olur. İçinde debelendiğimiz çağın sonunda çocuklarımız karar verecek.

 
Poster un commentaire

Publié par le juin 17, 2015 dans News

 

Étiquettes : , , ,

TURQUÍA. De Ataturk a Erdogan: el islam como instrumento de poder

TURQUÍA. De Ataturk a Erdogan: el islam como instrumento de poder

por Samim Akgönül

VANGUARDIA DOSSIER

JULIO / SEPTIEMBRE 2015

 

 

Samim Akgönül, Universidad de Estrasburgo

El islam como instrumento de poder en la Turquía contemporánea, de Mustafa Kemal Atatürk a Recep Tayyip Erdogan

Turquía es un país singular. Lo es por su posición geográfica, pero igualmente por su construcción nacional, siempre inacabada. Junto con otros países en los Balcanes y en Oriente Próximo, el país es uno de los herederos del Imperio otomano que había desarrollado un sistema social original. Era un imperio dotado de una “continuidad territorial” cuyo centro irradiaba sobre las tres orillas del mar Egeo. En su apogeo (siglos XVI-XVII), el Imperio dominaba, en diverso grado, un vasto territorio que comprendía los Balcanes, las orillas del mar Negro, el Cáucaso, Mesopotamia, el Makrech y el Magreb. En este vasto territorio, la organización social se basaba en la pertenencia religiosa que cabe resumirse en una autonomía no territorial. Los súbditos del sultán eran al propio tiempo miembros de los millet, comunidades religiosas bajo la autoridad de un jefe religioso, sin distinción de grupo étnico, lingüístico o geográfico. En consecuencia, desde 1454, todos los súbditos ortodoxos del sultán pertenecen al rum millet, ya sean helenófonos, arabófonos o eslavófonos. Del mismo modo, únicamente los armenios gregorianos pertenecían al ermeni millet, y no los armenios católicos o protestantes situados en millet religiosos respectivos.

En cuanto a los musulmanes, que forman el Millet i hâkime, se hallaban bajo la autoridad doble del sultán-califa (jefe, por tanto, de los creyentes) y del jeque ül Islam, ya fueran turcófonos, arabófonos, eslavófonos (bosnios y pomaks, por ejemplo) o conversos. De este modo, la percepción social en este Imperio se ha basado sobre todo en la pertenencia religiosa que tendría un impacto importante durante la construcción nacional del siglo XIX. Esos procesos de homogeneización de las “naciones” imbricadas a lo largo de cinco a siete siglos se basarían casi exclusivamente en la pertenencia religiosa antes que sobre la etnicidad, la lengua o la geografía.

Kemalismo: los turcos deben ser musulmanes sin parecer musulmanes

Por lo tanto, y contrariamente a lo que pueda pensarse, desde la fundación de la República (1923), el islam se halla más que presente en la ideología kemalista, de dos maneras.

En primer lugar, los nacionalistas de primera hora, desde finales del siglo XIX (1), adoptan el islam como criterio principal de pertenencia a la nueva nación turca. Los kemalistas han seguido esta vía: los turcos son musulmanes. Los musulmanes del Imperio que no son turcos y/o turcófonos pueden ser asimilados, de grado o por fuerza. Pero los turcófonos no musulmanes (2) no pueden ser incluidos en la nación turca. En consecuencia, el intercambio obligatorio de poblaciones entre Turquía y Grecia, decidido en 1923, tenía como único criterio la pertenencia religiosa. Este intercambio es entre musulmanes y ortodoxos y no entre turcos y griegos.

Ahora bien, aquí arriba el término “pertenencia” se ha empleado de forma deliberada. Y es ahí donde reside la paradoja turca. Los kemalistas consideraban que la causa principal de la caída del Imperio otomano era el islam, considerado como una religión atrasada y un freno del progreso técnico y social. Por tanto, el régimen kemalista quiso modelar una nación musulmana, sin duda, pero de visibilidad occidental. Durante este periodo, la pertenencia musulmana (por tanto, oriental) del país se ha difuminado debido a políticas radicales tendentes a una arquitectura civil, una educación laica, contrarias a costumbres orientales y musulmanas, al alfabeto árabe, al llamamiento a la plegaria en árabe, etcétera. El islam era el criterio principal de la “turquicidad”, pero al mismo tiempo se asimilaba a la “arabidad”. Los turcos habían de ser musulmanes sin parecer tales.

Pero, al mismo tiempo, los kemalistas no han querido un sistema laico a la francesa, de separación entre religión y Estado. Muy al contrario, la abolición del califato en 1924 fue acompañada de la creación de la Administración de Asuntos Religiosos (Diyanet), un verdadero califato político bajo el control directo del primer ministro. Desde entonces, la Diyanet se ha convertido en la administración pública más importante, dotada de 150.000 funcionarios (3). Durante los primeros decenios de la República, los imanes, súper centralizados a través de esta organización, han desempeñado el papel de intermediarios entre la ideología estatal y el pueblo, contribuyendo a la laicización de la población y difundiendo mensajes más nacionalistas que religiosos. En consecuencia, la religión musulmana fue uno de los instrumentos de la construcción nacional turca.

“Síntesis turco-islámica”: los turcos deben ser musulmanes y deberían poder parecer musulmanes

Este periodo de laicización coercitiva de 1923 a 1950 ha creado de modo natural una oposición natural popular en las clases anatolias. Por otra parte, por un lado el islam era considerado como la manifestación de un modo de ser de las clases agrarias (y sólo se toleraba en la medida en que no pasara de ahí) y, por otra parte, era un islam centralizado y domesticado, de forma que las diversas y diversificadas manifestaciones religiosas quedaban difuminadas en el seno de la población. Esta población, a partir de los años cincuenta, ha experimentado un rápido proceso de urbanización y ha sufrido un éxodo rural sin precedentes en el país. Cuanto más se ha urbanizado esta población, tanto más se ha hecho sentir una sensación de disgusto con relación al régimen laicista (más que laico) y elitista, circunstancia que ha dado lugar a la aparición de una oposición política. El Partido Demócrata, fundado en 1945 al día siguiente de la Segunda Guerra Mundial, en la que Turquía no participó, navega sobre este sentimiento de alteridad entre el bajo pueblo profundamente piadoso y las elites políticas profunda y artificialmente occidentalizadas. De esta manera, bajo el pretexto de subrayar las virtudes de la democracia multipartidista, Adnan Menderes, uno de los líderes del Partido Demócrata, no dudó en lanzar a las multitudes: “si así lo queréis, podéis hacer que vuelvan la charia y el califato” (4).

El Partido Demócrata llegó al poder en 1950 utilizando los sentimientos religiosos de la población, con dos consecuencias sociales y políticas. En primer lugar, hubo una consecuencia corto plazo. En los diez años que el Partido permaneció en el poder, Turquía fue testigo de un regreso de visibilidad religiosa con un nuevo auge de la construcción de mezquitas suníes, la vuelta al llamamiento a la plegaria en árabe, una visibilidad menos clandestina de las cofradías religiosas, etcétera. Pero la consecuencia más importante fue, en adelante, de carácter estructural: todos los movimientos políticos, tanto de derecha como de izquierda (casi todos populistas), utilizarían en lo sucesivo la carta religiosa, hecho que ha proseguido hasta nuestros días. Este regreso del islam a la vida pública se reforzó incluso -¡oh sorpresa!- a raíz de los tres primeros golpes de Estado militares, in crescendo, de 1960, 1971 y 1980. La palma le corresponde al golpe de Estado militar el 12 de septiembre de 1980 que instaló en el poder una ideología simplista y superficial frente al Peligro (con P mayúscula) del comunismo: la síntesis turco-islámica. El término “islamidad” se convirtió a partir de esa fecha en el instrumento principal frente a la izquierda socialista, duramente reprimida e incluso aniquilada. Los cursos de religión (suní) fueron obligatorios en las escuelas públicas y la sociedad entró de nuevo en un ambiente de moral islámica cada vez más patente. También en este caso la Diyanet fue el instrumento principal de los militares y del régimen instalado por ellos a continuación. En este periodo de los años ochenta y noventa se aceleró la apertura de escuelas de imanes y predicadores (imam-hatip), auténticos institutos que se convirtieron paulatinamente en un verdadero sistema educativo paralelo ultraconservador destinado no a formar a imanes como indica su nombre, sino a una generación tan nacionalista como musulmana frente a los movimientos de izquierda liberal y, a veces, libertaria. Con esta generación se reforzaría el islam político a principios del decenio del 2000.

Islam político: los turcos deben ser musulmanes y deben parecer musulmanes

Como queda claro más arriba, el islam siempre ha estado presente en la política en Turquía. Pero la transformación de este “islam en la política” en un “islam político” es un proceso lento, digamos que se trata de una verdadera historia de éxito. Este islam político tiene un nombre emblemático: el de Millî Görüs –una “visión nacional”-, pero en el sentido que los otomanes daban a este término de millet, comunidad religiosa. Fundada tras el golpe de Estado militar de 1960, los diferentes partidos políticos de esta corriente han formado parte del sistema político. A lo largo de los años setenta y noventa, el islam político se construyó sobre tres pilares: islamismo, estatismo económico y anti-occidentalismo. En una sociedad crecientemente musulmana, pudo valerse de una base electoral segura pero siempre en riña con los militares y la elite kemalista, que desearían conservar la religión como monopolio utilitario. Ahora bien, tras el golpe de Estado “posmoderno” del 28 de febrero de 1997, en que los militares obligaron a dimitir al líder histórico del movimiento, Necmettin Erbakan, del cargo de primer ministro (la primera vez que lo ocupaba), se produjo una ruptura, al menos aparente, en el movimiento. La joven generación de islamistas, salidos casi todos de las escuelas imán-hatip, fundaron un partido, el de la Justicia y el Desarrollo (AKP) bajo el liderazgo del alcalde de Estambul, un tal Recep Tayyip Erdogan. Esta nueva generación de islamistas obró un cambio de discurso a tres niveles esenciales, que se reveló como un cambio de fachada.

Defendían los comportamientos religiosos no en nombre del islam, sino en el de las libertades religiosas de acuerdo con los principios europeos. De este modo, durante el primer decenio de los años 2000, el AKP en el poder desde el 2002 aceleró las reformas encaminadas al ingreso en la UE obteniendo el apoyo de la izquierda liberal. Sin embargo, rápidamente, sobre todo después del 2007, fue patente que la UE no era más que un pretexto para instaurar un régimen cada vez más islamista. Desde el momento en que Recep Tayyip Erdogan pudo eliminar –gracias al apoyo de la UE- todas las instituciones de tutela del régimen, como las fuerzas armadas y la elite laica, Europa se convirtió en un factor secundario, incluso ausente del discurso político. El régimen, que evolucionaba hacia el autoritarismo, llegó a construir incluso gradualmente un discurso antieuropeo basado sobre la alteridad religiosa.

Defendían la economía de mercado para crear una nueva burguesía media y una nueva elite financiera, muy conservadora, de forma que instauraron en realidad todo un sistema de capitalismo de Estado en que la clase media se volvió completamente dependiente del poder.

Y, por último, el AKP en el poder ha obrado una ruptura en la política exterior, acercándose a su región inmediata para convertirse en un líder regional. Ahora bien, también en este caso, el enfoque identitario (el islam suní) ha substituido rápidamente los principios del punto de partida. Ankara, en lo sucesivo, se encuentra aislada sobre todo en sus relaciones ambiguas con el Estado islámico en Siria e Iraq.

Recep Tayyip Erdogan había sido apoyado por un amplio sector de la población turca, de la rural a las nuevas clases desfavorecidas de las ciudades, de los conservadores a la izquierda liberal, de los turcos a los kurdos, porque suscitaba una esperanza de transformación de los instrumentos de un régimen autoritario centralizado.

Ahora bien, Erdogan ha optado precisamente no por transformar este aparato, sino por acapararlo. Este aparato ideológico del Estado, de la educación nacional a la Diyanet, de la prensa amordazada a los servicios secretos, había favorecido una laicización forzada de la población y sólo había triunfado en parte. Este mismo aparato, exactamente el mismo, existe para deslaicizar a esta misma población, como un “péndulo de Foucault”, en una actitud revanchista. Este mismo aparato, concentrado entre las manos del presidente de la República, que ya no tolera ningún contrapoder, está obsesionado por el cuerpo de la mujer, por la práctica religiosa, por una moral religiosa que excluye todo comportamiento a-islámico. Restablece un pasado otomano totalmente reconstruido y mitificado y se aleja a gran velocidad de los principios de la democracia, de los derechos humanos y del Estado de derecho, sin hablar de la protección de toda clase de minorías. El objetivo es instaurar un régimen entero concentrado entre las manos de un solo hombre, como fue el caso de los años veinte del siglo XX, sirviéndose también de la religión islámica, pero a la inversa.

Notas

  • El movimiento de los Jóvenes Turcos, fundado en 1889 y llegado al poder en 1908
  • Como los karamanlides, turcófonos ortodoxos de la Anatolia central
  • En el 2104, el presupuesto de la Administración de Asuntos Religiosos fue de dos millardos de euros, totalizando más de 8 ministerios reunidos. A título de ejemplo, el ministerio de Asuntos Exteriores tiene un presupuesto de mil millones de euros o el ministerio de Sanidad, de mil doscientos millones de euros
  • Discurso de A. Menderes, primer ministro, en abril de 1954; es decir, 30 años después de la abolición del califato
 
Poster un commentaire

Publié par le juin 14, 2015 dans Nouvelles Publications

 

Étiquettes : , , ,

Turkey’s Elections: Four Weddings and a Funeral

Turkey’s Elections: Four Weddings and a FuneralCapture d’écran 2015-06-13 à 16.00.56

 
Poster un commentaire

Publié par le juin 13, 2015 dans Media, News, Nouvelles Publications

 

Étiquettes : , , , ,

Uluslararası standartlar ışığında Türkiye’de azınlık meselesi

Uluslararası standartlar ışığında Türkiye’de azınlık meselesi

Capture d’écran 2015-06-13 à 08.48.56

 

 
Poster un commentaire

Publié par le juin 13, 2015 dans Nouvelles Publications

 

Étiquettes : , ,

Alternatif Politika « Azınlık » özel sayısı

Alternatif Politika « Azınlık » özel sayısı

Capture d’écran 2015-06-13 à 06.29.59

 
Poster un commentaire

Publié par le juin 13, 2015 dans Nouvelles Publications

 

Étiquettes : , , , , , , , , ,

El islam en Europa

El islam en Europa

VANGUARDIA DOSSIER

JULIO / SEPTIEMBRE 2015

El-islam-en-Europa_54432720750_54348789999_180_226

 

EDITORIAL

Los desafíos de Europa y los islams que habitan en ella

Álex Rodríguez

Mahoma estaba a punto de cumplir 40 años cuando se le apareció en sueños el arcángel Gabriel y le dijo: “¡Recita!”. Mahoma vaciló, y en tres ocasiones el arcángel estuvo a punto de asfixiarle. “¿Qué es lo que tengo que recitar?”, preguntó finalmente Mahoma. “Recita el nombre de tu Señor, creador de todas las cosas, que creó el hombre a partir de coágulos de sangre. Recita, porque tu Señor es el más generoso de todos, y enseñó con la pluma, y enseñó al hombre lo que no sabía.” Estas palabras constituyen los cuatro primeros versículos del primero de los 96 capítulos del Corán, el libro que guía a los 1.600 millones de fieles musulmanes que se estima que hay en el mundo. En Europa viven 44 millones. VANGUARDIA DOSSIER analiza en esta monografía el islam en el Viejo Continente, sacudido el pasado mes de enero por los atentados cometidos en París por terroristas islámicos. Dividieron a Francia (Bowen) hasta el punto de que las clases medias que reivindican el islam como religión propia se sienten espiadas por el resto de la sociedad (Khosrokhavar).

Los musulmanes están presentes en Europa desde los inicios del islam, en el siglo VII. Por ello, no puede considerarse un fenómeno importado. El islam se ha convertido en un hecho europeo (Allievi), subvencionado en algunos países (Messner). Es una realidad minoritaria, pero no es una realidad religiosa homogénea (Fregosi). En el Reino Unido, por ejemplo, hay suníes, chiíes, ismailíes, ahmadíes, así como numerosas sectas en cada comunidad (Sardar). Conforman una realidad multicultural que en Holanda, contrariamente a lo que se pensaba, nunca existió (Sunier). En Rusia, donde el islam proporciona un relato único y singular de su coexistencia con la cristiandad, hay más de 40 grupos étnicos de musulmanes que viven en su suelo patrio (Akhmetova). Un total de 42 federaciones islámicas existen en España, donde residen 1,5 millones de musulmanes que tienen pendiente la elaboración de una representación pública que sea un referente común (Moreras).

Los musulmanes europeos participan más en actividades políticas informales que formales, confían mucho en las instituciones políticas, son más bien de izquierdas y tienen un mayor nivel de práctica religiosa que el de la sociedad europea en general (Cesari). Los nacidos en Europa occidental están redefiniendo lo que es ser a la vez musulmán y europeo, y lo hacen a través de las realidades de la cultura popular (Abbas). Los jóvenes comparten la misma sensibilidad hacia la injusticia y los problemas sociales, políticos y ecológicos que sus compañeros no musulmanes, pero son mucho más conservadores y religiosos (Thielmann). Una religión, la islámica, que está siendo utilizada por Erdogan en Turquía para concentrar todo el poder en sus manos (Akgönül) y que regresa al espacio público en los Balcanes (Bougarel).

Después de siglos de convivencia, son muchos los desafíos que aún esperan a Europa y a los islams que habitan en ella.

SUMARIO

· El islam en Europa… bajo el prisma de las polémicas y los miedos sociales por Franck Fregosi
Las polémicas sobre los musulmanes en Europa –una sociedad cada vez menos homogénea y religiosamente más relajada– se desarrollan entre preservación de los logros seculares, las políticas gubernamentales, el rechazo de las prácticas religiosas y la obsesión islamofóbica de los movimientos ultraderechistas.

MÁS DE 58 MILLONES EN EL AÑO 2030

·Los islams europeos por Stephano Allievi
El islam ha formado parte de la historia de Europa y es parte de su realidad demográfica actual y del futuro. A partir de ahora será imposible entender el Viejo Continente al margen de su componente musulmán, de la misma forma que será imposible entender el islam sin tener en consideración su componente europeo y occidental.

· La participación política por Jocelyne Cesari
De una serie de encuestas cabe deducir que los musulmanes europeos tienen un alto nivel de confianza en las instituciones políticas, se inclinan hacia la izquierda y practican la religión en mayor medida que los europeos en general. Hay muchas respuestas a la pregunta de por qué crecen las sospechas sobre las prácticas islámicas.

· La crisis de la radicalización en Europa occidental por Tahir Abbas
Los guetos, los fracasos de las políticas gubernamentales, el triunfo del libre mercado, el etnonacionalismo y la desinformación, entre otras realidades, han contribuido a que amplias mayorías de musulmanes de Europa occidental busquen refugio y consuelo en los principios y valores éticos, culturales y religiosos propios.

 · ‘Cool’ y religiosos: los jóvenes musulmanes y sus culturas por Jörn Thielmann
Los jóvenes musulmanes presentan sólidos aspectos sociales y políticos y transmiten un mensaje piadoso, pero en definitiva quieren ser ‘cool’, como ocurre entre otros muchos jóvenes europeos.

· La financiación de las comunidades por Francis Messner
Las subvenciones públicas a las instituciones musulmanas persiguen facilitar el desarrollo de un islam integrado en la sociedad. El control financiero pretende también evitar que estas comunidades dependan de organizaciones fundamentalistas o de otros estados.

· LOS CENTROS ISLÁMICOS MÁS IMPORTANTES DE EUROPA

Francia después de ‘Charlie Hebdo’ por John R. Bowen
Dada la segregación, el alto nivel de discriminación y las leyes que prohíben la exhibición pública de los símbolos islámicos, muchos musulmanes franceses pueden llegar a pensar que no gozan de los mismos derechos que el resto de la ciudadanía.

· FRANCIA. Las nuevas clases medias musulmanas y su alienación por Farhad Khosrokhavar
La clase media árabemusulmana francesa de origen inmigrante está integrada económicamente pero experimenta un sentimiento de frustración, impotencia y desesperanza al sentirse incomprendida por la sociedad en que vive. Una parte de esta clase social se definiría más como árabe que como musulmana.

· REINO UNIDO. Una identidad forjada en la confianza y la simbiosis por Ziauddin Sardar
Las políticas y esfuerzos desarrollados en el Reino Unido para proteger a las minorías étnicas, basados en la confianza y la simbiosis, han sido sistemáticos y coherentes. Respecto a los musulmanes, son más libres en este país que en el resto de Europa.

· PAÍSES BAJOS. ¿Un pasado de tolerancia? por Thijl Sunier
A lo largo de los últimos 15 años en los Países Bajos se han registrado unas prácticas que rozan la tolerancia cero hacia la diversidad cultural, unas restrictivas políticas de inmigración y una agenda que impulsa unas intransigentes medidas asimilacionistas.

· LA HUELLA DEL ISLAM EN EUROPA (638-1923)

· TURQUÍA. De Ataturk a Erdogan: el islam como instrumento de poder por Samim Akgönül
Desde la creación de la república en 1923, del ideal kemalista de que los turcos deben ser musulmanes sin parecer musulmanes, se ha pasado al ideario del islam político según el cual los turcos deben de ser musulmanes y deben de parecer musulmanes.

· RUSIA. Pasado, presente y futuro por Elmira Akhmetova
El islam está implantado en suelo ruso desde hace 14 siglos y, a diferencia de otras minorías mahometanas en Europa, los musulmanes rusos son ciudadanos nativos. Hoy, Moscú se ha vuelto extremadamente prudente con respecto a esta comunidad de fieles.

· LOS BALCANES. El ‘islam europeo’ como herencia y como proyecto por Xavier Bougarel
Unos ocho millones de personas de cultura musulmana viven en los Balcanes, una comunidad que en los años 90 sufrió uno de los momentos más atroces en toda la historia de esta región. Sin embargo, tras la guerra, los musulmanes rompieron con su antiguo estatuto de minoría religiosa aislada, tolerada y discriminada.

· ESPAÑA. Al Ándalus queda muy lejos por Jordi Moreras
Se estima que en España viven 1,5 millones de musulmanes –unos 300.000 son ciudadanos españoles–, disponen de 42 federaciones religiosas y de 1.312 lugares de culto, 14 de ellos grandes mezquitas. A pesar de estas realidades, Al Ándalus sigue estando lejos del ideal de convivencia armónica de confesiones que lo caracterizó.

 
Poster un commentaire

Publié par le juin 11, 2015 dans Nouvelles Publications

 

Étiquettes : , , , , , , , ,

 
%d blogueurs aiment cette page :